Dificuldade técnica   Fácil

Coordenadas 505

Uploaded 8 de Maio de 2012

-
-
321 m
83 m
0
5,3
11
21,11 km

Visualizado 2932 vezes, baixado 135 vezes

próximo a Puente-Ulla, Galicia (España)

Se sale de Ponte Ulla por un camino, pasando bajo el puente corredor del pazo de Vistalegre y salimos a la N-525, en subida y siguiendo por el arcén de la izquierda hasta coger un tramo de viejo asfalto que revierte de nuevo en la carretera nacional. Antes de la señal de Ponte de Sarandón, cogemos un camino a la derecha que pasa por un túnel y tras duro repecho sale a una pista asfaltada. Ésta nos lleva a girar dos veces seguidas hacia la derecha y conduce a una pista forestal, sin sombra, y que a estas alturas de la etapa supone el toque de gracia. Termina en una pista asfaltada que seguimos por la izquierda para pasar entre la fuente y la capilla de Santiaguiño, edificada en el año 1676. Un pequeño paso más y llegamos hasta el moderno albergue de Outeiro (parroquia de Vilanova, Concello de Vedra), que se encuentra emplazado en un entorno rural envidiable y en una posición estratégica más que privilegiada, a tan solo 16 kilómetros de la catedral de Santiago. Desde esta atalaya privilegiada con olor a eucalipto. Desde el albergue, a la derecha, retomamos el amplio camino que se interna en la foresta de Vedra. Será el último entorno sin viciar que nos resta hasta llegar a Santiago. A los dos kilómetros, tras ir avanzando siempre de frente e ignorando los diferentes cruces que nos iban saliendo, pasamos una pista para llegar en breve a otra asfaltada. Junto al crucero levantado, dejando al frente Ardarís y entrando de esta forma en la parroquia de Lestedo y el Concello de Boqueixón, hacemos un giro de noventa grados a mano derecha y continuamos por piso de asfalto. Rodeados de un rosario de viviendas con sus correspondientes parras llegamos a un punto en que las flechas nos indican seguir de frente y el mojón jacobeo que giremos a la derecha. Sin dudarlo, seguimos éste último para llegar hasta Rubial (Km 7,9 de la etapa).
Atravesando la población pasamos junto a una especie de moderno pazo almenado. Junto a él hay un crucero de granito de doble cara cuyo pedestal es circular y tiene las imágenes de Cristo en el anverso y la Virgen Dolorosa en el reverso. Nada más dejarlo hay que girar a la izquierda y bajar hasta una carretera, que cruzamos para continuar rectos. Rodeados de un amplio paisaje de prados llegamos a un paso bajo las vías del tren y continuamos para cruzar un puente y entrar por una esquina en Deseiro de Arriba, perteneciente a la mayor parroquia de Boqueixón, Sergude. Pronto somos conscientes del rodeo que estamos dando, ya que salimos a un cruce y giramos a la izquierda como si volviésemos hacia atrás. En ciento cincuenta metros nos desviamos, ahora a la derecha, y ascendemos hacia la aldea de A Gándara. Detrás nuestro se alza el pico Sacro, monte vinculado a la Translatio, la conducción del cuerpo del apóstol de Iria a Compostela. Según la historia, aquí pacieron los dos toros bravos que los discípulos de Santiago amansaron para tal empresa. Dejamos alrededor las casas y continuamos junto a una serrería, y tras diversos cruces llegamos a la AC-960. Giramos a la izquierda y llegamos al cruce de la N-525, tras el cuál entramos en A Susana (Km 11,4 de la etapa)
Lo hacemos por una calle algo estrecha y, tras dar un rodeo casi circular, cruzamos una carretera y, junto a un pequeño merendero, pasamos bajo la N-525. Acto seguido pasamos un arroyo y nos desviamos a mano izquierda para subir por pista asfaltada y en breve nos desviamos a la derecha (la cuenta atrás del mojón jacobeo ya sólo marca 7,998 kilómetros hasta Santiago). Reconfortados por esta bonita cifra llegaremos hasta el lugar de Cañoteira de Marrozos. Tras un giro pasamos un puente que salva las vías del tren y que nos lleva tras torcer a la izquierda hacia un fuerte repecho que afrontamos para iniciar una bajada con amplias vistas del valle y urbanizaciones descolgadas por las laderas. Santiago se intuye muy cerca. En el descenso giramos a la derecha y más adelante a la izquierda para cruzar las vías del ferrocarril y entrar en Vixoi, del Concello santiagués. Tras varios giros, llegamos hasta la ermita de Santa Lucía, donde se encuentra la cota más baja de la jornada. Doscientos metros después llegamos hasta Piñeiro (Km 15,7 de la etapa), donde comenzamos una cuesta por la calle Camiño Real de Piñeiro, que en breve pasa a ser camino. Siempre hacia arriba vamos a cruzar bajo la AP-9 y, de seguido, sobre las vías. Un pequeño descanso para entrar en Angrois y afrontar otra subida por la calle Camiño Real de Angrois.
Tras cruzar una carretera tomamos el piso empedrado, ya en bajada, de la calzada de Sar. Al frente, no muy lejos, la visión clara de torres de la catedral de Santiago. Tras tantos kilómetros recorridos, digan lo que digan, hasta la persona más fría no puede evitar el subidón de adrenalina que supone eso. Así, con el corazón a mil por hora, llegamos a la rúa da Ponte do Sar, cruzamos el puente y afrontamos la dura subida por la rúa do Sar y la rúa do Castron Douro. Tras último gran esfuerzo llegamos hasta el alto y, a falta de flechas que señalicen, cruzamos la calle y vamos hacia la derecha, pasando bajo el arco de la Porta de Mazarelos, la única puerta de la antigua muralla que resiste en pie. Llegamos así la praza da Universidade para continuar de frente, aunque ligeramente a la izquierda, por la rúa da Caldeireiría. En la primera bocacalle giramos bruscamente por la calle de la izquierda, la descendente rúa de Xelmírez, y la seguimos para desviarnos ligeramente a la derecha y entrar en la praza das Praterías, situada junto a la fachada del tesoro de la catedral. Los últimos pasos nos encaminan hacia la praza do Obradoiro. Aquí, donde confluyen todos los Caminos y peregrinos del mundo, el viaje toca a su fin.
SANTIAGO DE COMPOSTELA:
Desde el gran complejo en que se ha convertido el Monte do Gozo se ve, por fin, Santiago de Compostela y sus torres barrocas de la capital. La meta de la gran ruta jacobea: Santiago es una gran ciudad de casi 90.000 habitantes que compagina la modernidad de la plaza Roja y el aeropuerto de Lavacolla con el halo misterioso, religioso, romántico, cosmopolita de la plaza del Obradoiro. El feliz caminante descubre una ciudad de piedras oscurecidas por el paso del tiempo y por la humedad. Rúas viejas con olor a Ribeiro y a pulpo se diseminan por todo el Casco Antiguo. La catedral en plena plaza del Obradoiro representa el culmen del Camino, en ella descansa, según la leyenda, el apóstol que ha hecho que miles de personas emprendan un viaje lleno de cansancio y experiencias que se convertirán en recuerdos para toda la vida. Lo mejor es hacerse con alguna espléndida guía que le haga recorrer con sentido por la histórica ciudad. Entonces comprenderá mejor la belleza del precioso y filigranero Pórtico de La Gloria, obra del Maestro Mateo, la plaza de las Platerías, el Ayuntamiento, la Azabachería, el Hostal de los Reyes Católicos? y cada losa de la impresionante plaza del Obradoiro. A las 12 del mediodía y 6 de la tarde cada día tiene lugar en la catedral la Misa del Peregrino: es la hora del botafumeiro.

1 comment

  • xosemaria 24/Ago/2015

    Hola, esto va por pistas asfaltadas, o por caminos de monte?

You can or this trail