Dificuldade técnica   Moderado

Coordenadas 1548

Uploaded 15 de Abril de 2012

-
-
810 m
506 m
0
6,5
13
25,88 km

Visualizado 2153 vezes, baixado 68 vezes

próximo a Cea, Galicia (España)

Sin pérdida alguna, las flechas nos sirven de guía turística para descubrir el pueblo de San Cristovo de Cea, o Cea a secas. El itinerario, encauzado por las fachadas de antiguos hornos de leña, nos lleva hasta la praza Mayor, dejando la torre del reloj a mano izquierda. De frente, avanzamos por la calle donde está situada la oficina de Correos para cruzar acto seguido la carretera. Hoy prescindiremos de los mojones jacobeos y únicamente deberemos fiarnos de flechas y esculturas. Atendiendo a una de ellas, subimos por la rúa Lodairo dejando a mano derecha el campo de fútbol, tras el que cogemos una pista que avanza cómodamente bajo un dosel de robles. Su único pero es que en época de lluvias puede parecerse a una de las calles de una piscina olímpica. Como no abundan las indicaciones, iremos prestando atención a los montoncitos de piedra que van dejando otros peregrinos. La pista termina en la carretera y llega de esta manera a Silvaboa (Km 4,5 de la etapa). La dejamos a mano izquierda y sin salirnos del asfalto llegamos después de kilómetro y medio a Pieles, aldea del Concello de Cea. En el cruce de la carretera tiramos a mano derecha y seguimos recto por el desvío a Oseira. Antes de llegar al monasterio dejaremos a un lado la aldea de Ventela y su iglesia. Por fin, tras dejar a la derecha una moderna fuente y cruzar el río, llegamos a Santa María la Real de Oseira (Km 8,7 de la etapa).
MONASTERIO DE OSEIRA:
El cenobio de Santa María la Real de Oseira es una fundación cisterciense - aunque hay diversas fuentes que defienden distinta teoría - del siglo XII asentado en el valle y rodeado de un espectacular paisaje. Los siglos XII y XII fueron las épocas de mayor esplendor del monasterio, comenzó a decaer hacia el siglo XIV y sufrió el mayor de los varapalos con la Desamortización de Mendizábal, que lo llevó al abandono total. No fue hasta el siglo XX cuando la vida monástica lleno de nuevo el vacío creado y gracias a ello hoy conviven en sus dependencias algo más de una docena de monjes. Desde finales del 2007, como fuente de ingresos, han retomado la elaboración de un licor llamado Eucaliptine, cuyos ingredientes principales son una combinación de varias especies de eucalipto. La fórmula se guarda bajo llave desde la década de los 60. En cuanto al arte, el conjunto del monasterio está formado por una iglesia románica fundada en el año 1239, tres claustros y una sala capitular.
La primera vista del conjunto es la sobria fachada balconada de la hospedería, tras la cual salimos de la carretera por la izquierda para entrar al monasterio por la zona de bares. El conjunto bien merece una visita. Lo dejamos a mano izquierda y subimos por una empinada pista de cemento desde la que se obtienen las mejores vistas y fotografías del cenobio y su entorno. el monasterio a la izquierda y subir por empinada cuesta encementada. La pista sigue pero nosotros, atentos, salimos de ella por la izquierda atendiendo a la flecha pintada en el suelo. Cogemos así una senda que en continuado ascenso nos sube hasta la carretera, que cogemos para bajar hasta Vilarello, aldea que que dejamos a nuestra derecha. Unos cientos de metros después hay que abandonar la carretera por la derecha y bajar, por un estrecho pasillo en el que es necesario bajar en fila de a uno, hasta el cauce de un arroyo, tras el que giramos a mano izquierda para subir hasta Carballediña, aldea perteneciente a Piñor. Salimos por pista asfaltada y al kilómetro llegamos a Outeiro de Coiras, última población de la provincia de Orense.
Giramos a la derecha y comenzamos un primer tramo de respetable subida que más tarde alterna entre falsos llanos y terreno más favorable por el que entramos en A Gouxa (Km 15,5 de la etapa), población con la que inauguramos nuestro periplo por la provincia de Pontevedra. Una serie de caminos ganaderos, probablemente embarrados gran parte del año, llevan hasta Bidueiros. Al final de esta población hay dos flechas, una que sigue de frente y otra que nos invita a seguir por el camino derecha. Seguimos esta última opción, rodeados de un terreno poblado de tojos, y a unos quinientos metros cogemos un desvío a mano izquierda. Por él llegamos hasta el arcén de la N-525, inseparable compañera por la que bajamos a Castro Dozón, capital del Concello del mismo nombre (Km 19,3 de la etapa).
Aquí vuelve la presencia de los mojones jacobeos, ya que el trazado oficial enlaza en esta localidad. Uno de ellos nos saca de la nacional y nos hace avanzar junto a la iglesia de San Salvador por una pista asfaltada paralela a la N-525. Volveremos de nuevo a su arcén y al llegar a una señal, que marca Lalín 11/ Santiago 61, dejamos la nacional a la izquierda por otro tramo asfaltado y volvemos de nuevo a ella a la altura del alto de Santo Domingo, a 700 metros de altitud. Atravesamos el pueblo del mismo nombre por la nacional y, pasados unos cien metros del punto kilométrico 280, la dejamos por la izquierda y por una pista que por fin se niega a desembocar en la carretera. Llegamos así hasta Puxallos, primera aldea del Concello de Lalín, el más grande de Pontevedra. Pasamos junto a la ermita y una moderna escultura de Santiago peregrino que provoca nuestra admiración.

Comentários

    You can or this trail