Horas  7 horas 7 minutos

Coordenadas 2000

Uploaded 30 de Maio de 2016

Recorded Maio 2016

-
-
1.589 m
1.057 m
0
6,3
13
25,15 km

Visualizado 811 vezes, baixado 16 vezes

próximo a La Vereda, Castilla-La Mancha (España)

Ruta circular que recorre todo el valle del Arroyo de la Vallosera. La ruta fué concebida para que al final hiciésemos una bajada hacia el antiguo pueblo de La Vihuela (desde el punto Bifurcación a la Vihuela) y desde allí descender al Arroyo Vallosera. Una vez cruzado este, hubiésemos remontado y colocado hitos en dirección Sureste y sin sendero conocido, una loma de unos 160 metros de desnivel (campo a través), para encontrar una pista de montaña que se va a juntar con la principal (en Bifurcación Primera) por la que iniciamos la ruta y que atraviesa el arroyo por un puente sobre el Arroyo Vallosera, cerca ya del inicio-fin de la ruta.

DESCRIPCION.- Llegamos al muro de contención de aguas del pantano de El Vado, a través de la antigua pista del canal de Isabel II, que arranca de las inmediaciones de Tortuero y pasa cercana a Valdesotos. Desde el muro del pantano, arranca la pista de tierra que en 27 kilómetros comunica con la GU-180 que llega hasta Colmenar de la Sierra (El Camino de los Arrieros). Las malas comunicaciones entre distintas localidades de la provincia de Guadalajara, han hecho que cobren especial importancia en los últimos 40 años, algunas pistas de montaña o caminos asfaltados, que finalmente han sido reconocidos y bendecidos por cartografías y navegadores, apareciendo ya hoy como posibles alternativas a rutas planificadas por estas latitudes, en soportes como "Maps". Tal es el caso de "El Camino de los Arrieros". La primera sorpresa fué encontrar esta pista de montaña (o tal vez ya carretera) ensanchada y recientemente reafirmada a la perfección (ni un solo bache), lo que hizo que nuestro avance hacia La Vereda fuese una delicia, sobre todo para los amortiguadores del coche. Antes de llegar a mitad de camino, se ha dispuesto una especie de mirador y apartadero con quitamiedos de madera, justo en el lugar donde yo siempre paro a tomar las mejores fotos del pantano de El Vado presidido por el pico del Ocejón, llanuras de Majaelrayo mediantes.

Una vez que se llega a La Vereda, anteriormente único destino con sentido para cualquier viajante, es obligado parar y pasear, con más motivo ahora que incluso han preparado un parking para unos 30/40 coches, evitando así que se formen largas hileras en la propia pista, que pudieran bloquear el paso de otros. En nuestro caso, dejamos la visita para por la tarde, despues de la ruta.

A poco más de 3 km de La Vereda, encontraremos otra pista a mano izquierda (dos entradas) que debemos tomar o buscar allí mismo o sus inmediaciones, sitio para dejar el coche. En nuestro caso avanzamos con el coche como 1 km., aparcamos y dimos inicio a la ruta, ya que nuestro plan contaba con volver por esa misma pista.

Hace unos 2 años, avancé con el coche hasta casi un kilómetro más allá del Arroyo Vallosera. Ahora ya existe una especie de puente, hecho con un gran tubo que permite el paso del agua, el cual ha sido recubierto de hormigón. Todo este tramo es muy bonito, tanto por la vegetación como por las vistas de toda la cadena montañosa que une La Tornera con La Centenera, las dos cumbres más importantes de la zona.

Pasado como un kilómetro el arroyo, llegamos a una gran explanada herbosa donde la pista parece tener una primera bifurcación de frente, hacia las montañas. No debemos seguir de frente, sino girar la curva a la derecha. Este debe ser un lugar hasta el que llegan los cazadores, ya que la vegetación que crece en la linea central de la pista, es escasa o está muy dañada por el paso de vehículos. Pero a partir de este lugar, la pista cambia radicalmente y las jaras de hasta 2 metros han empezado a tomar posiciones en los lados y centro de la pista. Así, iremos encontrando y alternando tramos muy invadidos por las jaras o completamente límpios y aptos para vehículos. Hay momentos en los que encontraremos enormes robles alternando con el predominante pino. En menos de un kilómetro desde la llanura herbosa y en el centro de una curva a izquierda, llegamos a una bifurcación que sale a mano izquierda. La tomaremos. La idea es girar ahí y volver luego en descenso por la que abandonamos ahora.

Todo este tramo de ascenso a las faldas de La Tornera tendrá la misma tónica, zonas más o menos fáciles de avanzar y zonas donde el avance se hace más penoso, donde conviene cubrir los brazos para evitar salir arañado que, como diría Rajoy, no es problema menor. Además, los pinares son tan tupidos, que apenas permiten disfrutar de ninguna vista panorámica, lo que hace menos interesante este tramo, desde el punto de vista fotográfico/paisajístico. Por fin una amplia curva a la derecha en zona muy despejada de jaras. Justo en esa gran curva, sale a izquierda (oeste) otra pista secundaria que no debemos tomar y que morirá pocos metros más adelante. Aquí paramos para hacer una primera comida. Se supone que casi hemos terminado de subir y que ahora solo queda faldear todas las montañas y comenzar el verdadero "tour" del valle del Vallosera.

Este nuevo tramo es mucho más interesante, ya que enseguida acaba el tupido pinar, lo que nos permite ir viendo las cumbres a nuestra izquierda y el gran valle a derecha. Cabe señalar que durante el avance de toda esta ladera de la sierra, encontramos no menos de 5 surgencias de agua, entre las cuales había 2 importantes, lo que pudiera permitir abastecerse del preciado líquido. Así debió hacer mi amigo Jesús, ya que fué un poco conservador respecto al peso a transportar y se inclinó por proteger la espalda en detrimento del buen trato al riñón. En solidaridad con él bebí de su cantimplora, y sin daños internos hasta el momento seguimos. En seguida se nos puso a llover y, si bien mejoró mi captación nasal de polen, la frotación con la vegetación (jaras, escobas y piornos mayormente) hizo que acabásemos con los pantalones empapados. En este "faldeo" de la sierra, hay tramos donde la vegetación ha ganado el terreno de tal forma, que la pista es casi imperceptible, solo mirando el suelo llano y con cuidado de no perder ni ganar altura, el camino puede seguirse sin ninguna dificultad añadida a las ya mencionadas.

Arribaremos a una zona despejada y de extenso pedregal, donde los humanos hicieron un gran trabajo pedrero para allanar el camino y despejar las dudas de quien pudiera albergarlas respecto a la certeza de la ruta tomada. No hay duda, vamos bien. Ya desde aquí y si miramos de frente, podemos adivinar como la pista se acerca a una gran pared rocosa, bastante vertical (un poco menos), para desaparecer ahí y continuar más allá de las rocas. Pasar esa zona no reviste problema, ya que solo hay que tener en cuenta que no debemos perder ni ganar altura. Así, en poco más de 25 metros de avance por las rocas, vemos ya claro por donde sigue el sendero. A unos 150 metros antes de llegar a esta zona rocosa, hay una curva por donde pasa el arroyo de Pinhierro, por el que también bajaba bastante agua a 28 de Mayo. A partir de la zona rocosa la vegetación remite bastante y el avance de la marcha vuelve a tomar buen tono.

Cuando llegamos a la bifurcación de descenso a La Vihuela y a la vista de horario y prisas por presenciar la final de Champions League, expongo las diversas alternativas que tenemos, considerando como más segura y sin complicaciones ir directamente (menos de 1 Km.) a la confluencia con "El Camino de los Arrieros" (o tal vez futura autopista de Los Arrieros). Poco que narrar a partir de ahí, ya que salvo un tramo en altura que permite disfrutar de vistas panorámicas hacia Colmenar de la Sierra o hacia el Valle del Vallosera, la bajada se hace larga y sin sustancia. Una vez llegados a la confluencia llamada "Bifurcación Final", uno de los tres se quedó con todo el peso transportado y los otros dos, ligeros de equipaje, fuimos en busca del Modus. A continuación, solo nos quedaba la prometida y siempre prometedora visita a La Vereda.

Puntos fuertes del Valle de Vallosera.- Avistamiento de fauna. No es dificil ver corzos, jabalíes, zorros, ginetas, buitres, aguilas, conejos y perdices. Además, preciosas vistas de las cumbres, del valle, de los cortados y agujas de pizarra, así como tal vez la mejor muestra de la arquitectura negra de Guadalajara, La Vereda junto con Matallana.

Puntos débiles.- Demasiada vegetación en la pista, demasiados tramos encerrado entre pinos y sin vistas panorámicas.

Aprovisionamiento de agua.- Como lugar fijo, yo solo conocía y tenia planificado un manantial que hay un poco antes de llegar a La Vihuela.
En este punto despejado, ya se tiene a la vista la pista principal que comunica El Vado con Colmenar de la Sierra pasando por La Vereda. También desde aquí sale hacia el sureste y en descenso, el sendero que baja hacia La Vihuela, que era la opción que llevábamos planificada. La Vihuela es un antiguo pueblo ya abandonado, que aún conserva dos construcciones esporádicamente visitadas por sus propietarios. Antes de llegar a La Vihuela, hay un estanque alimentado por un manantial. La planificación original preveía bajar a comer a este despoblado, para luego bajar en dirección sur, hacia el arroyo de la Vallosera, cerca de la confluencia con los arroyos del Horcajuela y De la Garganta. Una vez cruzado el Vallosera, deberíamos ascender, “monte a través”, un desnivel de 160 metros hacia el sureste, a la búsqueda de la pista que nos devolviese al inicio-fin de la ruta. Finalmente y debido a la hora, decidimos ir al encuentro de la pista que une El Vado con Colmenar de la Sierra pasando por La Vereda y descenderla en busca del coche.
Aquí abandonamos la pista principal, para tomar la bifurcación que va hacia el Arroyo de la Vallosera, pista donde se inició el recorrido por la mañana y donde dejamos el coche.
Bifurcación. En la ida tomamos hacia la izquierda y abandonamos la pista principal por la que estamos subiendo, pensando en volver a cerrar el recorrido por la misma pista ya en descenso. Este sería el punto de encuentro a la vuelta.
Se ha dispuesto un gran tubo para el discurrir de las aguas y se le ha cubierto de hormigón, por lo que es de facto un puente para cruzar el arroyo.
Aquí la pista indica el descenso hacia La Vereda.
Lugar donde dejamos el coche. Es el inicio y fin de la ruta.
Enorme pedregal donde las piedras han sido perfectamente dispuestas para marcar la pista.
Aquí hay otra bifurcación en dirección Este, que enseguida muere. Es el punto donde prácticamente se acaba el ascenso y se comienza a avanzar y a rodear el valle.
Lugar le encuentro de nuestra pista con la que viene del Vado a Colmenar de la Sierra pasando por La Vereda.
En esta zona se pierde brúscamente la pista por la que venimos, aunque no hay problema pues se adivina. Basta con no hacer grandes subidas ni bajadas, salvo aquellas que nos pida el buen paso. Este tramo no lleva mas que unos 100 metros de longitud, pero avanzados unos 20/30 metros, ya se ve el sendero donde debemos dirigirnos.

Comentários

    You can or this trail