-
-
1.140 m
754 m
0
21
43
85,43 km

Visualizado 10537 vezes, baixado 135 vezes

próximo a Belorado, Castilla y León (España)

DIA 4. BELORADO - HONTANAS (85 Km)

Comienza un nuevo día y después de un tremendo desayuno en el mismo albergue con unas tostadas gigantes, zumo natural y café aprovecho para darle un manguerazo a la bici, ayer al final con la liada de las cervezas no tuve tiempo, jeje. Hoy no soy el ultimo en salir pero casí, el penultimo, voy mejorando.

La mañana es gris, amenaza lluvia y hace un poco de fresco, se nota ya que estamos en Burgos. Empiezo a rodar cruzando Belorado para meterme en el camino que suavemente empieza a ascender entre parcelarias y pueblitos o hasta llegar Villafranca Montes de Oca donde empieza un sendero muy técnico y con un desnivel durisimo donde hay que darlo todo.

Ahí adelanto a un grupo de daneses que estaban en el Albergue que me anima al verme escalar por el tortuoso sendero montado en la bici, todo orgulloso llego arriba y continuo por la pista que asciende hacia La Pedraja mientras empieza a caer un poco de Txirimiri. Al poco oigo llegar a los daneses que suben a un ritmo de vértigo, que jodidos técnica 0 pero subir si que suben, me cogen rápido y uno de ellos me empieza a preguntar en ingles yo que sé de la altura, yo le respondo a la altura que estamos, pero parece que no se queda conforme y le suelto lo que nos falta por subir, al final parece que o bien era eso o desiste y tiran para adelante.

Se agradece volver al monte de nuevo después de varios días cruzando campos amarillos. En el punto más alto del puerto de la Pedraja se encuentra un monumento en homenaje al casi centenar de republicanos asesinados y enterrados en una fosa común allí mismo durante la guerra civil. Desde allí empieza una pista ancha de falso llano en bajada que lleva hasta el Monasterio de San Juan de Ortega.

Tenia ganas de conocer este sitio ya que San Juan de Ortega es el patrón de los Aparejadores y en el trabajo celebramos una comida en su honor a principios de Junio. Al acercarme veo que junto al monasterio hay una grúa de construcción que no sé si estará puesta porque hay obras en el monasterio o en honor al santo. Así que aprovecho para hacerle una visita al santo y darle las gracias por esas comilonas que se paga una vez al año. Después de unas fotos y vídeos aprovecho para tomarme un cafecito caliente y sellar la credencial en el bar que hay junto al monasterio comentando los primeros kilómetros con algunos conocidos a los que ya había alcanzando.

El que paga la fiesta patronal
Vuelvo al camino y poco después paso junto al yacimiento de Atapuerca donde empieza una subida muy complicada con mucha piedra que va junto a la alambrada del campo de maniobras del cuartel de Castrillo del Val donde hice la mili. Cuando llego arriba puedo disfrutar de unas vistas espectaculares con Burgos en el horizonte.

Entrando en la ciudad me encuentro con los dos gallegos con los que acabé cenando anoche y hacemos los últimos kilómetros juntos hasta la catedral. Después de sellar la credencial y sacarnos unas fotos nos despedimos ya que ellos se quedaban allí y yo continuaba un poco más pero antes de salir de Burgos me doy unas vueltas por el centro recordando los viejos tiempos de la mili.

Saliendo de Burgos empiezan de nuevo las eternas pistas entre parcelarias, con apenas pueblos de por medio. Las nubes hace rato que desaparecieron y empieza a hacer mucho calor. Pocos kilómetros antes de llegar a mi destino hay un albergue curioso que tengo ganas de visitar, el albergue San Bol, que según cuentan hasta hace muy poco no había luz ni agua corriente y tenia fama de ser muy hippie, por lo que me desvío unos cientos de metros hasta él encontrandolo en un arbolado junto a una fuente. Un lugar muy bucólico pero que no me llama tanto como para quedarme así que continuo.

Un par de kilómetros más y llego hasta Hontanas. Cruzando el pueblo encuentro el Albergue El Puntido que es el que estaba buscando y paro en él, aún no tengo muy claro si quedarme o no ya que es muy pronto y podría hacer unos kilómetros más. Así que mientras me lo pienso entro a tomar algo y pregunto si tienen plazas. Mientras me lo pienso entra una pareja de peregrinos a los que acababa de adelantar que se inscriben y ante el temor de quedarme sin plazas y el calorazo que hacia ya fuera yo también me inscribo.

Después de una buena ducha bajo a comer al restaurante del albergue. Es fuera de hora ya, pero la guapa y siempre sonriente camarera me dice que no hay problema, me lleva al comedor donde a esas horas estoy yo ya sólo, así que me pone la tele y me toma nota. Al poco rato vuelve a entrar de nuevo al comedor con la peregrina que acababa de inscribirse antes que yo y con su sonrisa nos dice que si queremos sentarnos juntos y así hacernos compañía, sorprendidos con la salida de la camarera asentimos y entre risas empezamos a hablar y contar batallitas del camino. Al final quedamos para tomar luego a la tarde unas cervecitas por el pueblo y nos vamos a descansar un rato. Tras el descanso salgo a dar un paseo por el pueblo viéndolo en 5 minutos y me encuentro con Silvia, la madrileña con la que había comido y tomando cervecillas y de charleta llegamos a la hora de cenar. Después de cenar nos despedimos y a descansar.

View more external

Comentários

    You can or this trail