-
-
789 m
633 m
0
11
22
43,43 km

Visualizado 1337 vezes, baixado 14 vezes

próximo a Serrano, Madrid (España)

Poco o mucho que decir cuando uno termina una Marathón con su hijo de la mano. Muy feliz porque así fue, mi segunda Marathón de Madrid, lo máximo para aquellos que nos gusta tanto correr, aunque mi objetivo de la temporada es la Ultra Trail de Sobrarbe por mis montañas pirenaicas en junio.

Todo fue fantástico, gran compañía, Chemari, que grande, como está imbuido a tope en la vida runner desde hace unos años, y su colega, Quique, gran liebre, muy fuerte, y Jesús, que decir de él, tenía muy claro que este era su objetivo y que condiciones tiene, hizo 3h.13´.

No las tenía todas conmigo, menos entrenamiento que el año pasado, nada de series de fuerza, dos semanas sin correr, el día anterior celebración del Día de Aragón en Sevilla la Nueva con vino y ternera rica del Pirineo pero no muy sana...-quién sabe si ese chute de proteínas?!- el viernes había cogido frío y tenía gastroenteritis, etc. Como siempre, lo porfiaba todo a mi mentalidad para correr y ese físico que no deja de sorprenderme, aunque a veces debería ser más sensato con él. Y es verdad que excepto a un compañero que adelanté no ví a nadie de más de 190cms. con mi "volumen", tendría que haber una categoría Asensios, jaja!

Llegamos bien de tiempo aunque el ropero estuvo fatalmente organizado -como casi todo en esta prueba bandera de Madrid- de tal modo que no pudimos ni calentar ni subir de pulsaciones. Salimos tranquilos pero a ritmo, que no lo perdimos en toda la carrera. Chemari, dicharachero, como es él, y Quique marcándonos el ritmo.

Yo sabía que la carrera empieza pasada la media marathón, especialmente cuando se entra en la Casa de Campo. Y así fui tranquilo, a rebufo, de menos a más, regulando mi motor diesel y sobre todo disfrutando del tramo más bonito con el final, el paso por la c/ Fuencarral, Gran Vía, Preciados, Sol, Palacio de Oriente, etc. Y así llegamos a la Media Marathón en 2h00´45".

Entrados en la Casa de Campo, donde me vi mucho mejor que el año pasado, con Quique tiramos de Chemari que llevaba otro ritmo. Una vez salida de esta, decidimos que lo mejor era afrontar el resto solos, estando la suerte echada.

Yo recuperé ritmo, en Virgen del Puerto y la zona del Calderón sabía que no podía derrumbarme como el año pasado, comí más y mejor que la primera vez y me hidraté como siempre en todos los puntos.

Sentía como aún me quedaban fuerzas, así, muy concentrado en la carrera, siguiendo líneas rectas, con la mirada anclada en el asfalto y solo viendo gemelos, solo quedaba sentir todo el apoyo del público. Me sentí sorprendentemente cómodo en el tramo final, tirando, estirando la zancada y adelantando gente.

La meta estaba próxima, y otro sueño a punto de cumplirse. Así, en el Retiro y gracias a mi padre y su mujer, siempre ahí, pude coger a mi nene, y recorrer los últimos 700 metros con él -una tirada que hizo corriendo incluída una caída y queriendo correr a casi mejor ritmo que el padre, nada de ir en brazos- entrando en la meta junto a él. Con la piel de gallina y unas sorprendentes ganas de llorar que no cumplí, completé mi segunda marathón, sin duda, mi mejor carrera desde que corro.

Finalmente quedé el 8.277 de 10.462 con un tiempo real de 4h.16´38" muy distante de las 4h43´34" del primer año. Para consultar mis tiempos puedes pinchar el siguiente enlace:
http://www.maratonmadrid.org/resultados/detalle.asp?carrera=10&pid=10028

Mi reconocimiento a mis compañeros, Quique fue un titán por dos inoportunos calcetines que le obligaban a pararse periódicamente y arrancar, está hecho para bajar a 3h. sin problema. Y ese Chemari, tiene constancia, ritmo y espíritu de sacrificio, como luchó, cualquier otro se habría parado y llegó muy bien. El año que viene entrenando con Medi y más metido en la carrera, conociéndolo, baja a las 4h.

Finalmente pésima la organización como nunca en una prueba que cuesta 50€, no había camisas ni XXL ni Xl con una bolsa previa raquítica llena de paples de publicidad, ni caldo Aneto, vaya!, el servicio de ropero desatroso, debería haber otro avituallamiento como mínimo sólido, al finalizar desistí coger la bolsa que supuestamente daban, etc. No es imagen de una ciudad como Madrid que aspira a ser centro del deporte con unas Olimpiadas, invitando a que en próximas ocasiones muchos decidamos no pagar la inscripción.

Dicho todo ello, finalmente de la mano de mi hijo que estaba orgulloso de su medalla, reagrupamiento familiar y a casa. Este año no me ha dado décimas de fiebre y menos dolores, aunque eso sí, estoy "oxidado" por varios días.

Experiencia muy recomendable, yo a seguir entrenando más y mejor para completar el Marathón de Montaña de la Ultra Trail de Sobrarbe.

2 comentários

  • Foto de carlos almarza

    carlos almarza 29/abr/2013

    Q bonito Sr Martinez!!! abriendo brecha y animando a más gente.... y que siga por muchos años

  • puskitas 3/mai/2013

    Grande!!!! tanto como tu :-)

    El próximo año nos vemos, Almarza, tb usted!!!

You can or this trail